Remedios caseros para los resfríos


El resfrío es una de las enfermedades más comunes en tratar con remedios caseros, esta infección respiratoria se da por contagio o por un virus que rondado cerca de nosotros. Lo más probable es que tengamos que visitar a un médico y prestar atención a los síntomas, más aún en personas mayores y en menores ya que podría evolucionar en algo más riesgoso para la salud.

Obviamente no es una de esas enfermedades que de un día a otro vamos a recuperarnos al 100%, pero si podemos, si actuamos rápidamente vamos a poder aliviar más rápido esos síntomas que ya conocemos, y no son para nada agradables.

remedios caseros para curar resfríos

Remedios caseros de la abuela para curar los resfríos

Caldo de pollo: El clásico de los clásicos de toda abuela para curar una gripe es beber un poco de caldo de pollo. No solo es buena por sus propiedades sino que ayuda a rehidratar el cuerpo y fortalece al sistema inmunológico.

Debemos agregar, si queremos mejorar la receta, un caldo picante para descongestionar las fosas nasales. En caso de secreción nasal, debemos eliminar todo tipo de comidas picantes de nuestra dieta por un tiempo.

Jarabe casero para la tos: Vamos a necesitar una cebolla mediana o dos pequeñas, dos vasos de vino blanco, 150 gramos de miel de eucalipto (si no conseguimos podemos usar de abeja). El primer paso es pelar la cebolla y cortarla lo más pequeña posible, luego en una hoya agregar el vino. Se deja un día entero los dos ingredientes y luego se cuela y se pone en el fuego unos 15 minutos, agregando a los 10 minutos, la miel.

Receta natural para la garganta irritada: Como toda gripe la garganta es lo primero que notaremos afectado. Para esta receta vamos a necesitar un pedazo de raíz de jengibre, miel y una hoya con agua. Se pela y se raya el jengibre luego se pone en el agua que previamente deberá ser hervida. Pasado los 10 minutos de que añadimos el jengibre, vamos a retirarlo del fuego y después de colar bien todo agregaremos la miel para endulzar y dar gusto.

Caldo borraja para los resfríos: Para reducir la tos vamos a necesitar, un litro de agua, borraja, medio limón, una pisca de sal y aceite de oliva. Primero que todo vamos a lavar algunas plantas de borraja y las pondremos a hervir, con aceite y sal, en un fuego muy lento durante alrededor de 10 minutos. Al sacar la hoya del fuego vamos a dejar que se concentren bien y luego colarlo. Se recomienda beber pequeños sorbos una vez al día, Podemos agregar aceite y limón antes de su ingesta.

Ajo y limón para los resfríos: El ajo tiene propiedades muy buenas para el organismo, en este caso va a funcionar como un antiséptico natural y como antiviral. Vamos a cortar dos dientes de ajo por la mitad y los comeremos como si fueran caramelos. Es seguro que a pocos les agrade pero es muy efectivo.

Otra opción es colocar el ajo en agua y en limón durante media hora, pasado ese tiempo vamos a beber el líquido o lo podemos usar en las comidas. Lo ideal sería poder ingerir el líquido para obtener la mayor cantidad de efectos posibles y así curarnos rápidamente.





Reply